Alumnos

Egresados

Docentes

Posgrado

Investigación

Ingresantes

SIU Guarani
Unju Virtual
Campus FI
Extensiones Áulicas

 

Enfoque

54º Jornada Mundial de la Paz

El mensaje del Papa Francisco

La Jornada Mundial por la Paz es una celebración de especial relevancia para el catolicismo, promovida para orar por la paz y para comprometerse a construir un mundo mejor. El Papa Pablo VI la instauró con el fin de “dedicar a los pensamientos y a los propósitos de la Paz, una celebración particular el primer día del año civil”. Desde 1968, cuando dio inicio la tradición del mensaje que aborda el tema escogido cada año con motivo de este día, el Vaticano busca aportar en la construcción de la paz en un mundo que sufre conflictos bélicos, vulneración de derechos humanos y escenarios de violencia.

El mensaje del Santo Padre Francisco para la celebración de la 54º Jornada Mundial de la Paz el 1 de enero de 2021 tuvo como lema “La cultura del cuidado como camino de paz”. Practicar y educar para cuidar, escribe el Santo Padre, es la manera de “erradicar la cultura de la indiferencia, el descarte y la confrontación, que a menudo prevalece hoy en día”.

Desde esta columna comparto fragmentos del mensaje que entiendo, más allá de las convicciones religiosas de cada uno, pueden ser útiles en la práctica ciudadana para mejorar nuestra calidad de convivencia.

“El año 2020 se caracterizó por la gran crisis sanitaria de COVID-19, se ha convertido en un fenómeno multisectorial y mundial que agrava las crisis fuertemente interrelacionadas, como la climática, alimentaria, económica y migratoria y causa grandes sufrimientos y penurias. Pienso en primer lugar en los que han perdido a un familiar o un ser querido, pero también en los que se han quedado sin trabajo. Recuerdo especialmente a los médicos, enfermeros, farmacéuticos, investigadores, voluntarios, capellanes y personal de los hospitales y centros de salud, que se han esforzado y siguen haciéndolo, con gran dedicación y sacrificio, hasta el punto de que algunos de ellos han fallecido procurando estar cerca de los enfermos, aliviar su sufrimiento o salvar sus vidas. Al rendir homenaje a estas personas, renuevo mi llamamiento a los responsables políticos y al sector privado para que adopten las medidas adecuadas a fin de garantizar el acceso a las vacunas contra el COVID-19 y a las tecnologías esenciales necesarias para prestar asistencia a los enfermos y a los más pobres y frágiles. Es doloroso constatar que, lamentablemente, junto a numerosos testimonios de caridad y solidaridad, están cobrando un nuevo impulso diversas formas de nacionalismo, racismo, xenofobia e incluso guerras y conflictos que siembran muerte y destrucción. Estos y otros eventos, que han marcado el camino de la humanidad en el último año, nos enseñan la importancia de hacernos cargo los unos de los otros para construir una sociedad basada en relaciones de fraternidad.” De aquí surge el lema del mensaje 2021.

“El concepto de persona, nacido y madurado en el cristianismo, ayuda a perseguir un desarrollo plenamente humano. Porque persona significa siempre relación, no individualismo, afirma la inclusión y no la exclusión, la dignidad única e inviolable y no la explotación. Cada persona humana es un fin en sí misma, nunca un simple instrumento que se aprecia sólo por su utilidad, y ha sido creada para convivir en la familia, en la comunidad, en la sociedad, donde todos los miembros tienen la misma dignidad. De esta dignidad derivan los derechos humanos, así como los deberes, que recuerdan, por ejemplo, la responsabilidad de acoger y ayudar a los pobres, a los enfermos, a los marginados, a cada uno de nuestros «prójimos, cercanos o lejanos en el tiempo o en el espacio”.

“Cada aspecto de la vida social, política y económica encuentra su realización cuando está al servicio del bien común, es decir del «conjunto de aquellas condiciones de la vida social que permiten a los grupos y cada uno de sus miembros conseguir más plena y fácilmente su propia perfección. Por lo tanto, nuestros planes y esfuerzos siempre deben tener en cuenta sus efectos sobre toda la familia humana, sopesando las consecuencias para el momento presente y para las generaciones futuras. La pandemia de Covid-19 nos muestra cuán cierto y actual es esto, puesto que nos dimos cuenta de que estábamos en la misma barca, todos frágiles y desorientados; pero, al mismo tiempo, importantes y necesarios, todos llamados a remar juntos, porque nadie se salva solo y ningún Estado nacional aislado puede asegurar el bien común de la propia población.”

“La educación para el cuidado nace en la familia, núcleo natural y fundamental de la sociedad, donde se aprende a vivir en relación y en respeto mutuo. Sin embargo, es necesario poner a la familia en condiciones de cumplir esta tarea vital e indispensable.”

“A todos los que están comprometidos al servicio de las poblaciones, en las organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales, que desempeñan una misión educativa y a todos los que, de diversas maneras, trabajan en el campo de la educación y la investigación, los animo nuevamente, para que se logre el objetivo de una educación más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, del diálogo constructivo y de la mutua comprensión. Espero que esta invitación, hecha en el contexto del Pacto educativo global, reciba un amplio y renovado apoyo.”

Copyright © 2014-2022 - Facultad de Ingeniería - UNJu